Vibraciones del mundo

Marcha Pro Huelguistas del Pueblo Mapuche

Por: Ricardo I. Alarcón; Concepción, Chile.

Me detuve en el centro de la ciudad a grabar lo que vi. El resto fue hecho a medio camino, entre la tragedia y el frío, y con la pasmosa certeza de que los otros peatones poco sabían de los presos mapuche que permanecen en huelga de hambre.

Me inquietó el modo en que la gente se dispersó, y también la calma de la protesta. Una especie de vacío en los gritos, como un eco extraño y sin acentos persistía en las consignas repetidas.

No hubo disoluciones ni disuasión. Todos felices y felices. Frío. Sólo frío. Y a pesar de eso, seguían de pie. Y hasta hace un par de horas, seguían de pie. Me enteré tarde que en Santiago las cosas continuaron pacíficamente, y grupos pro-mapuche siguieron izando consignas en el aire, denotando y connotando la invisibilidad de la noticia en las calles, como un coletazo mudo pero presente. El apoyo de los activistas es silencioso y respetuoso, como los tiempos que tiene la tierra renovarse y girar.

Anuncios

Una respuesta

  1. Gonzalo El Talo

    Me gusta! Toda la monstruosidad del Espiral del Silencio en fragmentos de nuestra vida cotidiana. Es verdad, nosotros somos el sur, pero también otro pequeño u egoísta centro. Felicitaciones, excelente post.

    agosto 3, 2010 en 1:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s